Reforma es discutida en esta noche en la sala del Senado. Ejecutivo transmitió que entrada en vigencia -que divide al oficialismo- se podrá discutir posteriormente.

Dos mensajes, dependiendo de los destinatarios, entregó este miércoles el gobierno a algunos senadores oficialistas para cuadrar los apoyos necesarios y sacar adelante la reforma que implementa la elección democrática de intendentes.

En diversas conversaciones realizadas entre el martes y hoy en el Congreso, los ministros Mario Fernández (Interior), Marcelo Díaz (Segegob) y Nicolás Eyzaguirre (Segpres) abordaron con los parlamentarios la fecha en la que entrará en vigencia la normativa, que al cierre de esta edición aún no empezaba a votarse en la sala de la Cámara Alta. Hasta ahora existe un grupo de la Nueva Mayoría -principalmente la DC- que apuesta a que rija en 2017, mientras que otro sector -liderado por el PPD- busca aplazar la implementación para 2020.

Así, los secretarios de Estado han transmitido al primer grupo que la voluntad es mantener la idea de que la elección comience el próximo año. Sin embargo, al segundo sector les comunicaron, en privado, que eso está abierto a discusión. Esa alternativa fue comunicada a dos senadores PPD que mantuvieron hasta último momento sus críticas al proyecto: Ricardo Lagos Weber y Jaime Quintana. Al primero, en una reunión sostenida a las 16.00, en la que participaron Fernández, Díaz y Eyzaguirre. Y al segundo, en un encuentro a solas con el jefe de gabinete.

Previamente, había sido esbozada por primera vez la noche anterior. Y fue transmitida también al senador PPD Guido Girardi.
“Si el gobierno baja la presión, naturalmente que es más fácil conversar. Esperamos que el gobierno sea más explícito en las próximas horas”, dijo Quintana, antes que comenzara la votación y cuando las conversaciones continuaban.

La estrategia fue asegurar los 22 apoyos necesarios -que al inicio de esta noche aún estaban en suspenso- y evitar una pérdida de respaldo en alguno de esos dos sectores. Todo esto, bajando la presión por aplicar la norma en 2017 y optando por separar de la reforma que se vota esta jornada la discusión sobre la fecha de entrada en vigencia. Esto, a diferencia de hace algunas semanas, en las que La Moneda recalcó en las conversaciones que esto debía comenzar en 2017. Exteriorizando parte de este diseño, Fernández dijo que “el gobierno sigue con esa convicción, pero eso es un tema de otro proyecto de ley”. Díaz, en tanto, agregó: “No es eso lo que está en discusión el día de hoy”.

Conscientes de ese escenario, desde la DC explican que la jugada de La Moneda era, justamente, asegurar los votos, y que, de todas maneras, deberá mantenerse el plan original de implementar los comicios desde 2017. En ese sentido, si el Ejecutivo aplaza la entrada en vigencia, la DC -dicen en ese partido- habría retirado sus votos.

Por ese motivo, esa alternativa nunca quedó por escrita, como lo solicitaba el PPD desde el martes. De hecho, la fecha nunca ha estado incluida en la reforma, sino que debe ser abordada en una Ley Orgánica Constitucional que aún no ha ingresado al Congreso, por lo que el mensaje entregado fue que ese punto podrá ser conversado en los próximos días, con la condición de que los legisladores entregaran sus votos para aprobar la elección democrática de los jefes regionales. “Una reforma constitucional tiene que preceder a leyes orgánicas. No se pueden hacer las dos cosas al mismo tiempo. Por tanto, hoy no estamos determinando la forma, el modo y fecha de la elección del gobernador regional. Estamos modificando la constitución para que pueda ser elegido”, dijo Eyzaguirre.

El diseño de La Moneda fue establecido dependiendo de las posturas de cada parlamentario con el que se conversó. Así, por ejemplo, Fernández se reunió por tercera vez en la mañana con Pedro Araya (Ind.-DC), con quien firmó un protocolo de acuerdo comprometiendo su voto a favor y, a cambio, entregándole mayores facultades a los intendentes y comprometiéndose a perfeccionar otros aspectos, como materias tributarias y algunas que contiene la Ley de Municipalides. A Araya, en efecto, no se le comunicó que existe la alternativa de aplazar la entrada en vigencia, ya que ese senador es partidario de implementarla inmediatamente el próximo año.

En la Nueva Mayoría agregan otro elemento: la posibilidad de que no se pueda aplicar en 2017 por un problema de plazos en la tramitación. La iniciativa incluye tres proyectos (el que se vota hoy, la Ley Orgánica con la fecha y otras disposiciones técnicas, y el texto que incluye las facultades para los intendentes). Y todas ellas se encuentran recién en su primer trámite constitucional.

La apuesta del gobierno es, al menos, lograr aprobar íntegramente la reforma sobre elección democrática -que pasará a la Cámara en caso de aprobarse-, como una manera de cumplir con esa promesa de campaña. Así, en caso de que haya retraso en las otras iniciativas, la responsabilidad de que no pueda implementarse en 2017 se endosaría a los legisladores.
En este sentido, durante el debate en la sala del Senado Eyzaguirre dijo -dirigiéndose a los parlamentarios- que “estamos disponibles para calendarizar las transferencias de competencias y de servicios, y que ustedes en la Ley Orgánica, cuando determinen el año exacto en que esta elección se va a materializar, tengan a la vista lo que hemos avanzado”.

COMÉNTANOS CON TU FACEBOOK

No hay comentarios

Dejar respuesta