Inicio Consejos Practicos Acabemos la carrera

Acabemos la carrera

121

En las Olimpíadas de Río, en 2016, dos atletas en la carrera de 5.000 metros captaron la atención del mundo. Durante el trayecto, Nikki Hamblin y Abbey D’Agostino se chocaron y cayeron. Abbey se levantó de inmediato, pero se detuvo para ayudar a Nikki, y las dos siguieron corriendo. Poco después, por la caída, Abbey comenzó a flaquear, lesionada en una pierna. Entonces, Nikki se detuvo para alentar a su amiga para que terminara la carrera.

Cuando Abbey llegó a la meta rengueando, Nikki la esperaba para abrazarla. ¡Qué cuadro hermoso de estímulo mutuo!

Me recuerda el pasaje de Eclesiastés 4:9-10: «Mejores son dos que uno […]. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante». En nuestra carrera espiritual, nos necesitamos unos a otros; y tal vez aun más, porque no competimos, sino que somos miembros del mismo equipo.

En ciertos momentos, flaquearemos y necesitaremos que otro nos levante. Otras veces, quizá alguien necesite que lo alentemos con nuestras oraciones y compañía.

La carrera espiritual no debe correrse a solas. ¿Dios te está guiando a ser una Nikki o una Abbey en la vida de alguien? Respóndele hoy de inmediato, ¡y terminemos la carrera!

Señor, gracias porque, como hermanos en Cristo, podemos ayudarnos mutuamente.
Nos necesitamos unos a otros para llegar adonde Dios quiere que vayamos.