Algunos en la misma comisión manifestaron su concreto rechazo al escuchar al ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en la comisión ad hoc presentando la última respuesta del Gobierno a la propuesta hecha por la oposición en materia de modernización tributaria.

“No nos deja conformes”, dijo el diputado socialista Manuel Monsalve. “Mi primera mirada sobre esto es decepcionante “, dijo en tanto su par ind- PR, Pepe Auth quien era una de las cartas que tenía el Ejecutivo para encontrar respaldo con la iniciativa. “Es un atentado a la confianza” y un “tímido esfuerzo”, planteó en la misma línea el diputado Giorgio Jackson (RD).

Diferencia DC

La gran diferencia estuvo en la Democracia Cristiana donde el diputado y presidente de la instancia, Pablo Lorenzini, no emitió una conclusión tras la exposición mientras que su par, de hecho muy por el contrario evitó todo contacto con la prensa y salió raudo del congreso.

Por su parte su par José Miguel Ortiz no fue tan tajante como el resto y se mostró abierto a que en los dos días que faltan para que se realice la votación en general -en la sesión del miércoles- el Gobierno pueda mostrar nuevas disposiciones.

“Yo soy parte de un conglomerado político”, dijo el falangista agradeciendo que desde La Moneda apelen a su “voluntad” para escuchar y eventualmente aprobar el proyecto y agregó que “yo no he tomado todavía una decisión porque estoy convencido de que tienen (el Gobierno) que traer otras cosas”.

Así tras la comisión los parlamentarios miembros de la instancia sostuvieron una reunión en la oficina del vicepresidente de la Cámara y también integrante de la Comisión de Hacienda, diputado Pepe Auth. Allí participaron seis de los representantes de la centroizquierda más los jefes de bancada y asesores técnicos.

El diputado Ortiz llegó unos diez minutos antes de que acaba este encuentro citado para analizar la propuesta y la postura que tendrán como bloque opositor, sin embargo, el único ausente fue su camarada Lorenzini.

“A nosotros nos parece por ahora insuficiente el núcleo central del conflicto: la diferencia es que el proyecto rebaja impuestos a personas de altos ingresos y le sube el impuesto al resto de los chilenos a través de la boleta electrónica, a través de los impuestos de plataforma digitales y ese núcleo central no está resuelto, bien resuelto, por parte del Gobierno”, dijo Monsalve.

De este modo si bien hoy existió cierto consenso aún no se ha definido cómo será la votación de la idea de legislar que deberá realizarse este miércoles. El diputado comunista y próximo presidente de la Comisión -debería asumir mañana-, Daniel Núñez, apeló a la “unidad opositora”, aunque insistió en su negativa a lo expuesto hoy por Larraín.

“Hay que cuidar ese principio, hay que cuidar ese valor. Nosotros vamos a hacer un esfuerzo y mañana vamos a tratar que esta unidad se mantenga sobre todo en los principios. La oposición unánimemente señaló hoy que esta propuesta no es progresiva, agudiza las desigualdades y es el Gobierno el que tiene responsabilidades de hacer más modificaciones y en este caso, sustantivas”, dijo el parlamentario que llamó a ser “cauto” respecto a la actuación que tendrá la oposición.

“Quedamos muy de acuerdo en que al memos tengamos un estrategia conjunta (…)”, dijo Jackson resaltando que “no es bueno que exista una señal de descoordinación en este ámbito”.

Finalmente el acuerdo fue que mañana en Valparaíso durante el almuerzo cada bancada analizará lo explicado hoy por el titular de Hacienda y la posición de los diputados que integran la Comisión. Pues según aseguraron quienes fueron parte de la reunión de análisis, la idea es definir ahora la votación en la comisión y la Sala de manera de no permitir el “pirquineo” de votos por parte del Gobierno y manifestarse alineados como oposición tras el reciente -y de difícil negociación- acuerdo de mínimos comunes.