Durante toda la madrugada del martes decenas de personas, en su mayoría estudiantes, hicieron vigilia esperando la decisión de la Justicia de Río Negro respecto del caso del ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra quien se negó en 2017 a interrumpir el embarazo de una joven de 19 años que había sido violada por un familiar. Afuera del edificio en Cipolletti se observaban las banderas y pañuelos verdes y celestes que caracterizan a las posiciones de sus portadores. Los cánticos y proclamas no dejaron de hacerse escuchar en la noche y la mañana.

Poco después de las 8.30 el juez Alvaro Meynet dio a conocer su veredicto. La Justicia rionegrina lo encontró responsable de incumplimiento de los deberes de funcionario público. Fuentes del caso consultadas por Clarín informaron que la sentencia no tiene antecedentes en la Justicia argentina.

La pena a la que se enfrenta el ginecólogo -se conocerá en los próximos días- tiene un máximo de dos años por lo que no cumplirá prisión efectiva tal como demandaban las organizaciones pro aborto. Además el profesional podría recibir una inhabilitación para ejercer sus funciones por el doble de plazo.

Según fuentes de la defensa, el médico apelará después de la audiencia de Cesura donde se comunique la sentencia. Mientras tanto continuará trabajando en la Guardia del hospital de Cipolletti.