Dada las 19 personas que han muerto en lo que va del año producto de la influenza en el país, las autoridades sanitarias reiteraron ayer el llamado a vacunarse, especialmente al grupo de riesgo, compuesto por niños, embarazadas, adultos mayores y enfermos crónicos. La semana pasada la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, detalló a Emol qué es lo que realmente hace la vacuna: “Previene que ese cuadro respiratorio sea grave, es decir, que esa persona termine en una unidad de cuidados intensivos o fallezca”.

Pero, ¿En qué consiste específicamente la vacuna contra la influenza? Según el Minsal, la dosis “está constituida por partículas llamadas hemaglutininas las que están en la superficie del virus de la influenza. Contiene la hemaglutinina de tres virus, dos de tipo A (H3N2 y H1N1), y uno de tipo B”. Además, “es inactivada”, es decir, “se introduce un virus que no es capaz de hacer enfermedad, pero sí de crear inmunidad.

El individuo crea los anticuerpos, unos más otros menos dependiendo de cada uno, que se estima que es en dos semanas, pero eso es variable, puede ser un poquito antes o un poquito después, pero lo que se ha establecido es que ya en dos semanas se empieza a desarrollar inmunidad propia”, explica Ricardo Mercado, broncopulmonar de la Clínica Vespucio. Quien recomienda la formulación de esta vacuna es la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya que “estudia los virus influenza que circulan en cada hemisferio y proyecta, en función de lo ocurrido en el invierno del hemisferio norte, los tipos de virus que serán más importantes en el hemisferio sur”. Luego, entrega las recomendaciones para su elaboración e incluirla las campañas de inmunización.