La influenza se ha transformado en un verdadero dolor de cabeza para las autoridades de salud del país, considerando que aún falta una amplia población por vacunar y van 20 muertos por esta enfermedad.

Natalia Beamin, académica de la Facultad de Enfermería de la Universidad Andrés Bello responde todo lo que se debe conocer de esta enfermedad para evitar su contagio y las graves consecuencias.

1.- ¿Cómo diferencias resfrío de influenza?

Comúnmente se le confunde con el resfrío común, sin embargo, ambas enfermedades son distintas. Un resfrío común tenderá a resolverse en un plazo de 5 a 7 días y no requiere de un tratamiento específico, salvo para el manejo de la fiebre y otras molestias. La influenza, también conocida como gripe, es una enfermedad que puede tener consecuencias graves como neumonía o empeorar otras enfermedades que puedan presentar las personas y de acuerdo con el Minsal anualmente en nuestro país entre 4.000 y 6.500 personas requieren hospitalización por complicaciones de esta enfermedad.

2.- ¿Quiénes deben vacunarse por ser grupos de riesgo?

Año a año se realizan campañas de vacunación, que son el principal mecanismo de prevención, dirigidas a los grupos más vulnerables como niños entre 6 meses y 5 años, adultos mayores de 65 años, mujeres embarazadas de más de 13 semanas de gestación, trabajadores avícolas, de criaderos de cerdo y personal de salud, así como personas entre 6 y 65 años que tengan enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, insuficiencia renal o hepática, enfermedades autoinmunes, enfermedades pulmonares crónicas (asma, EPOC, fibrosis pulmonar), enfermedades neuromusculares, cáncer, entre otros. La campaña significa que todas las personas que presenten estas condiciones pueden acudir a cualquier vacunatorio y recibir gratuitamente la vacuna.

3.- ¿El resto de la población se puede vacunar si quiere?

Para otras personas que no presenten las condiciones de los grupos de riesgo, también se recomienda la vacuna y pueden vacunarse pagando el costo de la vacuna (que fluctúa entre los 6.000 y 12.000 pesos, aproximadamente).

4.- ¿Cómo se produce el contagio?

El contagio se produce de persona a persona a través del contacto con secreciones que pueden transmitirse como “gotitas” que quedan en el aire luego de que una persona estornuda o tose o bien contagiarse a través del contacto con algún objeto o superficie que haya estado en contacto con estas “gotitas”.

5.- ¿Qué tan importante es el lavado de manos como medida de prevención?

Si bien el contagio es bastante frecuente, una de las principales medidas que puede disminuir las posibilidades de contagiarse, es el adecuado lavado de manos, es decir, lavarse las manos con agua y jabón, refregándose las manos por al menos 20 segundos. El lavado de manos debe realizarse especialmente al llegar a casa o al lugar de trabajo, luego de estar expuesto al transporte público o lugares donde exista un alto tránsito de personas y antes de comer. Así mismo, debe evitar tocarse la boca, nariz u ojos cuando se encuentre en estos lugares ya que el virus puede ingresar al organismo por estas vías.

6.- ¿Cuáles es el tratamiento?

El diagnóstico de la influenza debe ser realizado por un médico, quién además indicará el tratamiento que principalmente consiste en un medicamento antiviral y manejo de la fiebre y otros síntomas como dolores de cabeza y muscular. Dentro del tratamiento es muy importante que las personas guarden reposo en sus casas y consuman abundante líquido. La alimentación será a tolerancia, especialmente en los niños, por lo que es completamente innecesario obligarlos a comer, pero si es importante favorecer el consumo de líquidos ofreciéndolos frecuentemente. Si la fiebre supera los 39 grados y la persona presenta dificultad para respirar o presenta coloración azulada en los labios debe acudir a un centro asistencial.

7.- ¿Sirven los antibióticos y paracetamol?

Es muy importante evitar la automedicación especialmente de antibióticos, puesto que la influenza es causada por virus y los antibióticos atacan a las bacterias, por lo tanto, no tienen ningún efecto sobre esta enfermedad. Del mismo modo, no existe evidencia alguna que el consumo preventivo de paracetamol o aspirina protejan contra la influenza. Si no están indicados para el tratamiento de fiebre, se desaconseja su consumo con fines preventivos.

8.- ¿Qué más hacer para evitar contagio?

► Taparse la boca y nariz con un pañuelo al toser o estornudar y desecharlo inmediatamente a la basura. No es recomendable taparse la boca y nariz con la mano, puesto que se transmite el virus desde la mano hacia otros objetos aumentando el riesgo de contagiar a otros. Luego de ello, se debe lavar las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos.

► En el caso de que una persona se encuentre enferma en su casa, se recomienda limpiar con cloro el basurero donde se desechan pañuelos, así como también limpiar con cloro u otro desinfectante las superficies u objetos que pudieran estar en contacto con el virus como teléfonos celulares o control remoto.

► Es aconsejable lavar la loza y otros utensilios con lavalozas inmediatamente después de uso.

Fuente: http://lanacion.cl/