Por más que uno se prepare con antelación, todos cometemos errores de vez en cuando. La maternidad y paternidad no son excepciones, y quienes son padres por primera vez sin duda han cometido más de una equivocación cuando se trata de cuidar de sus recién nacidos.

Es más, hay algunos errores que son tan comunes, que la mayoría de los padres primerizos los cometen. Aquí te contamos sobre algunos, para que no caigas en ellos.

1- Esperar mucho para darle de comer al bebé

Los recién nacidos necesitan alimentarse cada dos o tres horas, pero muchos padres no les dan leche con tanta frecuencia, ya sea porque no quieren despertarlos, están ocupados u otros motivos.

Eso es un error, indica la pediatra Dr. Tanya Altmann, autora de un libro sobre cuidados para recién nacidos, a CNN.com. “En sus primeras semanas, los bebés necesitan tomar leche cada dos o tres horas, incluso si ellos no lloran (…) Los bebés tienen que ser despertados para ello”, detalla, agregando que en los meses siguientes y tras la aprobación del médico, se puede esperar hasta 5 horas.

Incluso durante la noche los bebés despertarán y habrá que alimentarlos, ya sea con leche materna o con mamaderas con fórmula infantil, pero la frecuencia irá disminuyendo a medida que pasan las semanas.

mamaderas-bebes

2- No hacer eructar al bebé

Otra equivocación común, y que puede generarle molestias tanto al bebé como preocupación a los padres, es no hacer eructar al bebé después de darle leche. Al no realizar el procedimiento, es probable que el pequeño despierte al poco rato llorando porque le darán dolores abdominales, y también podría provocar que se atragante.

Al respecto, la especialista en recién nacidos de la clínica estadounidense Calabasas Pediatrics explica a CNN que “creo que los padres primerizos suelen ponerse nerviosos al tomar al bebé. Usualmente lo acuestan rápido después de alimentarlo porque tienen miedo de que no lo están sujetando de la manera correcta”.

Para hacerlos eructar, aconseja ponerlos sobre nuestro pecho, con su cabeza recostada en nuestro hombro, mirando hacia un costado, y frotar suavemente su espalda.

bebe-mamadera

3- Abrigarlo demasiado (o muy poco)

Algo que puede ser un poco difícil de manejar es la temperatura a la que debe estar el pequeño. Hay padres que tienden a ponerles demasiada ropa de bebé para asegurarse de que no pase frío, o al contrario, lo desabrigan mucho, y ambas situaciones pueden ser contraproducentes.

La temperatura ambiente apropiada para los pequeños dependerá de la época del año y del aislamiento que tenga la casa, pero un promedio de 20 a 22 grados centígrados suele ser adecuada, dice la pediatra Dr. Jennifer Shu a CNN.

Lo importante, especifica, es que el bebé siempre se sienta tibio al tacto. La excepción son las manos y los pies, que es normal que estén fríos en los recién nacidos.

bebe-fulares

4- Sobrerreaccionar con cosas pequeñas

Y lo más común en padres primerizos, es que tiendan a sobrerreaccionar con situaciones que en realidad no son graves, debido a la falta de experiencia con bebés, cuenta la doctora Leon Hoffman al portal de salud WebMD.com.

Algunas de las cosas que pueden generar más preocupación innecesaria en los padres y madres, añade, son si está botando demasiada saliva, si está comiendo mucho o muy poco, si es que lloran con mucha frecuencia o cuando hacen sonidos extraños.

“Muchos padres sobrerreaccionan ante las reacciones físicas como botar saliva, vomitar y otras cosas que hacen los bebés. Y el bebé puede captar esa ansiedad (… ) Los bebés son más resistentes de lo que pensamos”, afirma.

bebe-fulares-2

Y si pronto serás madre o padre, puedes revisar más consejos e ideas en Club Bebé.

 

Fuente: biobiochile.cl