El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este viernes que evalúa enviar el Ejército a la Amazonía para combatir los incendios cuyo incremento exponencial ha desatado críticas y alertas dentro y fuera del país.

“La tendencia es esa”, dijo Bolsonaro temprano a los periodistas apostados en la residencia oficial. “Cerramos eso ahora de mañana”, dijo el mandatario.

Fuentes del palacio presidencial confirmaron que el mandatario aprobaría esta mañana una operación militar de acuerdo a lo establecido en la Garantía de Ley y Orden, contemplada en el marco legal brasileño para permitir a los militares actuar en casos en los que las fuerzas tradicionales de seguridad son insuficientes.

Los incendios en Brasil aumentaron 85% en lo que va del año, al compararse con el mismo período de 2018. Datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones (INPE) cuentan que hasta el 22 de agosto hay 76.720 puntos de incendio, más de la mitad de ellos en la región amazónica, y el número aumenta a diario.

Dentro y fuera de Brasil se alzaron voces de alerta por la situación de la Amazonía, incluyendo a los mandatarios de Alemania, Canadá y Francia entre otros, que concuerdan en debatir en el G7 la “situación urgente” de los incendios que avanzan devastando áreas del llamado pulmón del mundo.

Con el aumento de la presión internacional, Bolsonaro, que inició la semana infiriendo que las oenegés eran responsables de los incendios, convocó a sus ministros la noche del jueves a una reunión de emergencia.

En seguida, publicó un decreto en el Diario Oficial de la Unión pidiendo a los miembros de su gabinete adoptar “en el ámbito de sus competencias, medidas necesarias para combatir los puntos de incendios en la región de la Amazonía Legal [que abarca nueve estados de Brasil] para la preservación de la selva amazónica, patrimonio nacional”.