“La causa de muerte debe ser confirmada por la autopsia de rigor, para ratificar la hipótesis policial de que se trata de una lamentable muerte de un lactante, en principio, por aspiración de leche o algún tipo de contenido gástrico. No hay ningún indicio de participación dolosa o culposa de algún adulto vinculado al menor y tampoco del centro hospitalario”.

En estos términos, el fiscal jefe de Talca, Héctor de la Fuente, informó los resultados preliminares de una investigación que comenzó la tarde de ayer sábado, en el SAPU del Consultorio Julio Contardo del sector Las Colines, cuando dos menores de 16 y 17 años de edad llegaron con su hijo de apenas siete meses en calidad de fallecido.

De inmediato, en el consultorio se llevaron a cabo las maniobras de reanimación, con apoyo posterior de paramédicos del SAMU. Tras ello, se constituyó el fiscal jefe de Talca, en compañía de detectives de la Brigada de Homicidios (BH) y peritos del Laboratorio de Criminalística (Lacrim), ambos de la PDI de esta ciudad.

El fiscal comentó que los detectives y peritos llevaron a cabo una revisión externa del cadáver, descartando lesiones atribuibles a terceras personas. “El menor estaba al cuidado de sus padres biológicos y ya declararon ante personal de Carabineros. La hora de muerte se estableció como dos horas antes de la llegada del personal policial al consultorio”, indicó.

 

Fuente: biobiochile.cl