Las películas basadas en la fe que tienen éxito en taquilla ya no deberían ser una sorpresa, pero “War Room”, un drama cristiano para toda la familia, ha demostrado ser una especie de milagro.

Después de que “War Room” (“Cuarto de guerra”) casi supera a la película de raperos “Straight Outta Compton” en su fin de semana de estreno, superó las expectativas en su segunda semana en los cines y alcanzó el primer puesto el fin de semana largo por el feriado del Día del Trabajo en Estados Unidos (7 de septiembre). Su mejor día tampoco fue el lunes, Día del Trabajo, 11 días después de su estreno.

“Se supone que esas cosas no pasan”, dijo Rich Peluso, vicepresidente senior de AFFIRM Films de Sony, que produjo “War Room” con Provident Films. “Podría falsear las cosas y decirte lo inteligentes que somos y cómo anticipamos esto, pero no, todos estamos sorprendidos”.

Este es el más reciente éxito para los cineastas y hermanos cristianos Alex y Stephen Kendrick, cuya película de 2008 “Fireproof” (“A prueba de fuego”) facturó más de 33 millones de dólares tras haberse realizado con 500.000 dólares y “Courageous” (“Reto de valientes”) de 2011, que recaudó 34,5 millones con un presupuesto de 2 millones. “War Room” está bastante cerca de superarlas a ambas.

Para el martes “War Room”, que costó 3,5 millones de dólares, había recaudado 28,7 millones.

A nivel internacional la película tiene cifras récord en México, Australia y Nueva Zelanda, y pronto se estrenará en Canadá y Sudáfrica. Sus planes también incluyen promoción más masiva como la transmisión de la canción de la cinta, “Warrior”, en estaciones de radio cristianas y con la publicación de testimonios de admiradores en las redes sociales.

Muchos la han visto varias veces y regresan al cine con familiares y amigos, dijo Peluso. Cuando la película estuvo a punto de superar a “Compton” en Estados Unidos, hubo un esfuerzo coordinado entre AFFIRM y líderes religiosos para atraer a la gente y hacer que llegara al primer puesto por venta de boletos.